“Somos el resultado de lo que hacemos repetidamente.La excelencia entonces, no es un acto, sino un hábito.” Aristóteles.

¿Te cuesta arrancar? Muchas veces intentamos eliminar un mal hábito de nuestra vida, o introducir una nueva rutina. Pero nos cuesta. No sabemos ni por dónde empezar. Surgen excusas, problemas, dudas, prisas… Todo esto nos lleva a no conseguirlo, aumentando nuestra frustración y desesperación. Seguro que muchas veces has implementado tu nueva rutina o hábito por un tiempo, pero llegas a cierto punto, lo dejas de lado. Por eso también buscamos la constancia.

No te desesperes, crear nuevos hábitos y rutinas no es fácil, pero sí posible. ¿Quieres saber cómo? Te voy a contar cómo lo he conseguido yo.

¿Qué es un hábito? Un hábito es una práctica habitual. Es una conducta repetida regularmente, que se aprende, no es innataEl factor clave de un hábito es la repetición de forma regular de determinadas acciones.

Pero, ¿cuántas veces he de repetir una acción para que se transforme en hábito?  Existen muchos estudios sobre este tema. En los años 50, el doctor Maxwell Maltz, afirmó que se necesitaban 21 días para adquirir un hábito, basándose en lo que tardaban sus pacientes en acostumbrarse a los resultados de una operación. Luego esta cifra se elevó a 28 días. Pero un estudio del año 2009, elaborado por Phillippa Lally y su equipo en el University College de Londres, concluyó que se necesitaban 66 días para adquirir un hábito.

UNO. Identifica qué hábitos deseas cambiar o adquirir. Defínelos de la forma más concreta posible. Por ejemplo: quiero ir al gimnasio o quiero estudiar más horas. No pierdas de vista tu objetivo. Pon un fondo de pantalla que te lo recuerde. Deja un posit en el escritorio o en la nevera. Tenlo siempre presente.

DOS. Una vez que hayas definido el hábito que deseas crear, ponte una meta.

El hábito que deseas crear es ir  al gimnasio, pues la meta debe ser ir 3 días a la semana, por ejemplo.

Si el hábito que deseas crear es aumentar tus horas de estudio, tu meta debería ser aumentar mis horas de estudio dos más, simplemente es un ejemplo.

Las metas que nos propongamos deben ser asequibles, sino llegará el abandono y la frustración. 

¿Cuándo rindo más? Mucha gente se obliga a madrugar, cuando esto no es lo suyo. Hay personas que estudian mejor por la noche y otras a las que le es imposible. Otras personas no tienen ningún tipo de problema en madrugar y para otras no hay manera. Tienes que tener claro qué tipo de persona eres, qué es lo que prefieres, qué te viene mejor, cuándo rindes más. Da igual si estudias 4 horas por la tarde y 4 horas por la noche o 4 horas por la mañana y 4 horas por la tarde; lo importante es que estudies las horas que te has propuesto. No vas a ser mejor por estudiar por las mañas, ni vas a ser peor por no madrugar. Cada persona es un mundo.

TRES. Divide tus metas en pequeñas acciones. Debemos desfragmentar nuestro objetivo en pequeños propósitos. De esta manera será mucho más fácil cumplirlos y los tendremos más presentes.

Para el caso de empezar a ir al gimnasio:

  • Quiero empezar a ir al gimnasio.
  • Hoy antes de comer voy a ir al gimnasio.
  • Hoy antes de comer, me voy a poner la ropa de hacer deporte que dejaré preparada en cama y voy a ir al gimnasio.
  • Antes de comer y al volver del gimnasio, me voy a duchar.
  • Voy a ir al gimnasio 3 días a la semana, entre 45 minutos y una hora.

Si lo que quieres es aumentar las horas de estudio, te propongo el siguiente ejemplo:

  • Quiero estudiar más horas al día.
  • Hoy voy a madrugar más, para estudiar más horas.
  • Después de desayunar, voy a estudiar.
  • Voy a reducir los tiempo de descanso, o a optimizarlos.
  • Antes de dormir, voy a dejar el escritorio preparado para estudiar mañana.

Optimizar: No se por qué, pero a todo el mundo le pasa, hay ciertas horas del día en las que nos cuesta más estudiar. A cada persona le cuesta a unas horas. Por ejemplo yo a partir de las 12:00 no soy capaz de estudiar y a partir de las 20:00 también lo paso bastante mal. Por el contrario, justo después de comer no me cuesta nada ponerme a estudiar. Cuando planifico mi horario contemplo todas estas cosas, a partir de las 12:00 no estudio y voy al gym; mi turno de tarde empieza muy pronto, a veces a las 15:00 pero lo termino sobre las 20:00, a partir de esa hora preparo las cosas para el día siguiente, los temas que voy a estudiar o repasar, si voy a la biblioteca preparo la mochila o la ropa que me voy a poner al día siguiente.

CUATRO. Una vez que hemos segmentado nuestra meta, toca determinar un horario. Define el contexto para lograr tu meta: fecha, hora y lugar.

En el caso del gimnasio: tres días a la semana, entre 45 minutos y 1 hora, tengo que ir al gimnasio.

Si lo que buscas es aumentar tus horas de estudio: seis días a la semana, entre 6 y 7 horas, voy a estudiar.

CINCO. Establece un método y planifícate. No dejes que las cosas surjan por si solas. Buscamos adquirir un hábito y ser constantes. Para esto hace falta un poco de disciplina, así que no la descuides.

En cuanto al gimnasio, decide qué días te vienen mejor para ir. Qué horas. Cuánto tiempo quieres estar. Qué es lo que quieres hacer, una rutina de fuerza, perder peso, etc.

En cuanto al estudio, busca el método que mejor te funcione, combina la práctica con la memorización, planifica tus objetivos, establece un horario…

SEIS. Busca un activador y obtén tu recompensa. El activador será la clave que nos recuerde nuestro hábito y la recompensa, lo que nos motive a hacerlo.

En el caso de ir al gimnasio: dejar la ropa lista encima de cama, la mochila al lado de la puerta, una botella de agua en la nevera, ducharte después de ir…

En el caso de aumentar las horas de estudio: madrugar; después de desayunar, voy a estudiar; dejar el escritorio listo la noche anterior…

La recompensa, sería haber realizado nuestra acción. Pura satisfacción personal, que en el largo plazo se traducirá en resultados. 

SIETE. Repite y equivócate. Busca la automotivación, hoy has conseguido tus objetivos, si esta semana los logras, estarás más cerca de tu meta. Ten siempre presente tu beneficio personal, que lo conseguirás en el largo plazo. A través de las repeticiones en el corto plazo, lo conseguirás. Permítete cometer errores, equivocarte. Puede que no encuentres un buen método a la primera o que no hayas definido bien tus metas.

  • Si no te estás concentrando o te cuesta en ese momento centrarte en lo que estás haciendo, tanto sea leer como escribir, para. Cuando dejemos de rendir debemos parar, aún que sea unos minutos, respirar hondo y desconectar. ¿De qué nos vale leer algo si no estamos prestándole atención? ¿De qué me sirve escribir algo si no estoy procesando la información? Muchas veces nos pasan estas cosas, tenemos que ser conscientes, parar y volver a empezar. Si la cosa se repite, pues yo lo que hago es cambiar de tema o de materia.
  • Equivócate, yo no creo que exista la fórmula secreta para concentrarse, rendir, aprender, ser constante, etc. Siempre lo digo, cada persona es un mundo, lo que a mi me funciona en conjunto a otro puede que no le sirva de nada. Lee e infórmate, coge cosas de aquí y de allá hasta perfeccionar tu técnica de estudio. Pero, la perfección no existe, así que simplemente hazlo lo mejor que puedas. 

OCHO. Las prisas no son buenas. No intentes alcanzar tu meta en un corto período de tiempo. Adquirir un hábito requiere paciencia, perseverancia. Poco a poco, paso a paso. No se trata de dar grandes pasos, sino de dar pequeños pasos y de forma constante.

NUEVENo te pongas una fecha límite. Sino ponemos una fecha de caducidad, llegará un momento en el que vamos a hacer las cosas mal, con prisa. Como ya he dicho antes, cada persona es un mundo. Tus resultados no tienen por qué ser iguales a los de los demás. Sé paciente y constante, todo llegará.

DIEZ. Si te caes, vuelve a retomarlo, pero no desde el punto en el que estabas, regresa al inicio. Define tu hábito, tu meta, divide la meta en pequeños objetivos… No tengas miedo de fallar, es algo normal. Acéptalo, no te culpes e intenta buscar el lado bueno de las cosas, que siempre lo tienen. Recuerda por qué decidiste empezar. 

Espero que estos diez consejos te ayuden a implementar un nuevo hábito en tu vida y a conseguir tus objetivos.

10 claves para adquirir un hábito y ser constantes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies