“La esencia de la autodisciplina se trata de hacer cosas importantes y no las cosas que urgen.” – Barry Werner.

Conseguir gestionar el tiempo de forma eficiente, es el resultado de probar, ensayo y error, hasta llegar a lo que realmente queremos.

A esto tenemos que sumarle que cada persona es un mundo. No todos funcionamos de la misma forma. Nuestro concepto de eficiencia varia así de una persona a otra.

Seguro que en estos últimos meses has escuchado hablar de Marie Kondo y su método. ¡Hasta hay una serie en Netflix! 

A modo de resumen, el método se basa en el minimalismo. Empiezas por deshacerte de todas esas cosas que tienes por casa y realmente no usas. Por ejemplo, toda esa ropa que guardas y nunca te pones. Véndela, dónala. Realmente no la usas, solo ocupa espacio. Seguro que también tienes miles de cosas por casa, en cajones, en armarios, en cajas, que nunca usas y que nunca vas a usar. Trata de deshacerte de ellas, realmente no las necesitas. Tenemos que aprender a desprendernos de todo eso que no nos aporta nada, que nunca vamos a usar, que solo ocupan espacio. El orden es importante en nuestras vidas, pero no solo para las cosas físicas, también para el tiempo.

Muchas cosas que hacemos durante el día no son estrictamente necesarias y no nos aportan tanto como realmente pensamos.

Por ejemplo, las redes sociales. Pasamos mucho tiempo en ellas ¿Pero es realmente necesario? ¿Qué nos aporta? Un tiempo está bien para desconectar, pero la verdad es que es un tema a considerar.

Muchas veces nos sentimos obligados, por presión, a pasar tiempo con personas, que no aportan lo suficiente en la medida del tiempo que nosotros le dedicamos. Es otro punto para reflexionar. 

Reflexionar es importante, dedicar un tiempo a meditar. ¿Qué nos hace felices? ¿El tiempo que invierto en ciertas acciones me hace feliz?

También es importante la planificación. A mí me gusta hablar de planificación a corto y a largo plazo. Una vez que tienes un proyecto en mente, decide cuánto tiempo le vas a dedicar y cuanto estimas que te va a llevar. Ayúdate de planificadores mensuales para plasmar tu planificación a largo plazo. Que sea algo más bien esquemático, no demasiado estricto.

Una vez que lo tengas, lleva todo esto al corto plazo. Ten en cuenta siempre los imprevistos. Una de las claves para una buena planificación es la flexibilidad. Es por ello que yo siempre incluyo un día o unas horas para dedicar a todo eso que no me ha dado tiempo a hacer.

Otra cosa que hago, es llevar una especie de diario sobre los objetivos que voy alcanzado día tras día. Expongo si me ha llevado más tiempo del que tenía planeado, o menos. Si creo que debo volver a trabajar porque no ha sido suficiente.

Y por último, señalar que es más importante que el tiempo que inviertas sea un tiempo de calidad a una gran cantidad de horas. Si estudias 2 horas, y esas dos horas han sido de plena concentración, has alcanzado tus objetivos y demás ¿Para qué vas a estar otras 4 horas sentado si no estás concentrado? 

Cada persona es un mundo. Lo que a mí me funciona puede que a ti no, y viceversa. No debemos compararnos con nadie, solamente con nosotros mismos, con tu yo del pasado. Cada persona vive una situación propia.

Disfruta del proceso. Sé tu propio jefe. Tu decides en qué quieres invertir tu tiempo. Tu tomas tus propias situaciones ¿Qué te hace feliz? ¿Qué te situará más cerca de donde quieres estar mañana? Ese es el camino correcto.

Todo lo que necesitas saber para planificarte.

Material para descargar y que te ayudará a planificarte. Consejos y demás.

Cómo gestionar el tiempo de forma eficiente

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies