Llevo, relativamente, poco tiempo estudiando la oposición. Empecé en octubre (2017), pero bueno, los primeros meses han sido de adaptación a esta nueva forma de vida. Ahora mismo puedo decir que ya llevo un ritmo más estable, pero aún me queda mucho camino por recorrer. No sé si esto es una sensación mía, o a alguien más le pasa. Desde que he empezado a opositar el tiempo pasa rapidísimo, se me escapa de las manos. Hace nada estábamos en enero y ahora ya llega semana santa. El tiempo se me pasa volando.

Quiero hacer cosas y me propongo hacerlas, pero no me dan las horas del día. Por ejemplo, me propongo quedar con mis amigas una vez a la semana, pero hay semanas en las que cuando me quiero dar cuenta ya es domingo y mañana lunes, ¿dónde se han metido los demás días de la semana? Y lo peor, o mejor, de todo es que no me paso los días sin hacer nada, desde que me levando hasta que me meto en cama estoy haciendo cosas.

Es un estrés, pero por lo menos pienso que si toda la oposición se pasa así de rápido, mejor. Pero por otro lado pienso ¿y si es cosa de la edad? ¿y si el tiempo a partir de ahora va a pasar casi a la velocidad de la luz? Cuando era pequeña no tenía este tipo de problemas, ni siquiera cuando era adolescente, una semana me parecía una eternidad, pero ahora… recuerdo en el instituto, una profesora que nos decía que si ahora nos empezaba a pasar el tiempo volando cuando seamos mayores ya veríamos.

Yo soy de esa clase de personas que piensa que aún que algo sea malo toca vivirlo, de esa parte de nuestra vida sacaremos siempre algo en limpio. Aún que la rutina de la oposición no es algo que me apasione, sí me gusta, porque es una parte de mi vida, y no quiero que se pase volando. Pero no quiero que una vez que consiga mi ansiada plaza el tiempo siga corriendo de esta forma.

pocket-watch-3156771_1280.jpg

Pero en realidad el tiempo siempre pasa igual, simplemente es una percepción. Existen estudios que dicen que el tiempo nos pasa, relativamente, más rápido cuando estamos desarrollando una nueva actividad que demanda más de nuestra atención. Por eso me está pasando esto con la opo, u os está pasando. Pero claro, aún que lleves tiempo opositando siempre es algo nuevo, siempre hay nuevas actualizaciones, descubres una nueva forma de estudiar más eficiente, etc. Pero supongo que a la larga, la rapidez comienza a desaparecer y la monotonía se carga de lentitud. Pero no sé que será peor, que el tiempo sea efímero a pesar de la monotonía de los días cuando estudias una oposición; o que la monotonía y la pesadez del tiempo se apoderen de tu mente. ¿Cuál es el equilibrio en este caso?

El tiempo en la oposición

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies