Una de las últimas entradas que publicaba antes del parón de agosto en el blog era una entrevista a @demayorquieroserfuncionario, aquí os dejo el link.

En la entrada de hoy os traigo otra entrevista, esta vez a la persona que hay detrás de la cuenta @blog_opositor_x. Si no conoces a esta cuenta te recomiendo 100% que la sigas, su contenido es muy motivador y seguro que sus frases te inspiran.

Comenzamos. Emilio Cabrera es el nombre de la persona que hay detrás de la cuenta @blog_opositor_x. Con 26 años ya ha aprobado dos oposiciones, la del Cuerpo de Agentes de Hacienda Pública y ha conseguido plaza en el Cuerpo deTécnicos de Hacienda de la Agencia Tributaria, quedando 33 de 358 plazas. ¡Enhorabuena!

Háblanos un poco de tus inicios en el mundo estudiantil. ¿En el colegio e instituto eras un buen estudiante? ¿Muchas travesuras? ¿Muchos castigos?

Empezamos fuerte. Estuve en muchos colegios. Cada uno tiene sus circunstancias personales y por las mías de adolescente era bastante delincuente, muchas travesuras, y no, nadie me castigaba porque podría hacer lo que quisiera, era una situación especial, y eso puede tener dos finales.

¿Qué dos finales? ¿Cuál fue el tuyo?

Perderte o salvarte. En mi caso en concreto reaccione a tiempo aprendiendo a base de palos porque vino a salvarme un ángel, mi abuela, que cuando nadie apostaba por mí me tendió la mano y fui de Gran Canaria a Madrid.

¿Qué fue lo que cambio en Madrid?

Cuando llegue ningún colegio quería cogerme, porque todos llamaban a los anteriores. Había sido muy rebelde. Acabe en el instituto que me tocaba por domicilio, y allí por primera vez aprendí lo que era la disciplina y el esfuerzo. Llegue sin saber nada, nunca había tocado un libro, literalmente, y comencé un bachillerato desastroso. Todos tenían un nivel muy superior al mío.

¿Y entonces?

Mi tutor habló con mis abuelos para que me pusieran profesores particulares, pero yo no iba a hacerles gastar dinero y me negué.  Me puse las pilas, fui consciente de que si no reaccionaba iba a estancarme, repetir y perder años de mi vida, así que comencé a leer los libros de la E.S.O que nunca había tocado, fui poniéndome al día, de manera autodidacta. Pase de ser el peor de la clase a sacar de las mejores notas. Hace más quien quiere que el que puede, y cuando se ponen ganas se puede todo.

¿Qué carrera has estudiado? Si pudieses volver al pasado, ¿estudiarías otra cosa?

Derecho en la Universidad Autónoma de Madrid. No, me encanta el derecho aunque nunca lo ejercería, y me encanta el derecho tributario. No hubiera estudiado otra cosa.

Me imagino que muchos opositaran a Técnico de Hacienda porque tiene buenas condiciones y expectativas, yo lo hice porque realmente quería hacerlo.

¿En qué momento y por qué tomaste la decisión de opositar?

Esa pregunta es buena, y es lo que me condiciono todo lo que soy hoy. Vengo de una familia trabajadora, normal. Mis padres no han tenido suerte, y desde que reaccione en bachillerato y me di cuenta que si quería podía sacar las cosas adelante, decidí que mi futuro no iba a depender de la suerte, de que un superior quisiera que me quedara o me echara, ni del trabajo de turno que estuviera desempeñando. Quise asegurarme el futuro, aunque tuviera que hipotecar los mejores años de mi vida. Y quería vivir una vida que realmente me merecería la vida. Por eso decidí opositar.

¿Cuánto tiempo llevas opositando? ¿Todo al 100% o hubo un antes y un después? ¿Qué te llevó a pegar ese giro?

Por partes, llevar en serio, desde mayo de 2015 y termine en abril de 2018. No tan enserio empecé en enero de 2015, pero lo compagine con el máster de la abogacía. Al principio iba de oyente al CEF. Estuve 40 meses opositando, y como cualquier opositor, creo que es imposible estar siempre al 100%. Mientras estudias la vida continúa, y suceden cosas que muchas veces no dependen de ti y tienes que lidiar con ellas. La última gran circunstancia con la que lidiar me sucedió en medio de los exámenes de la última convocatoria, y a punto estuve de no continuar. Pero al final, esto depende de nosotros, y aquí nadie te va regalar nada. Da igual tus circunstancias. Recordé que estaba haciendo justo lo que quería hacer y continué un poquito más, y por continuar aprobé estas dos oposiciones, Técnicos de Hacienda y Agente de la hacienda Publica.

¿Qué estabas haciendo cuando te enteraste que habías aprobado?

Trabajando, porque necesitaba ahorrar. Estaba sirviendo perritos calientes en un puesto. Siempre digo que da igual donde estés ahora si trabajas hoy para llegar a donde quieres estar mañana. Y ahora estoy justo donde quería estar, lo demás, experiencias.

¿Academia o preparador?

Tengo experiencia en todo. Estuve en el CEF, en el CTO, y en varios preparadores. En las oposiciones siempre pienso que es mejor un preparador, que se necesita un trato más individualizado del que ofrecen las academias.

¿Podrías resumirnos un poquito tu rutina como opositor?

De 9 a 2 pm estaba en la biblioteca, siempre me cronometraba, y paraba el reloj en cada descanso. De 2 a 3pm comía y de 3 a 7pm volvia. Intentaba sacar 7 horas efectivas aunque habían días que era muy complicado.

Me parece que es imprescindible tener un horario, y también descansar, desconectar. En mi caso era el domingo. Dentro de la rutina incluyo el deporte, después de salir de la biblioteca los lunes y miércoles iba a crossfit, y los martes y jueves a boxeo.

¿Te has vuelto maniático con la oposición? Confiesa alguna de tus manías op

Es difícil volverme maniático porque soy bastante desastre e improviso mucho. La clave para conseguir sacar la oposición y quedar en el puesto que quedé fue cumplir un horario e ir sumando objetivos. Creo que con constancia y disciplina puedes sacar todo lo que te propongas.

En tus momentos de bajón ¿dónde buscas inspiración y ánimos?

Tengo que decir que soy muy positivo, y me animo a mí mismo. En esos momentos, que todo el mundo los tiene, recuerdo cosas que supere en el pasado, alguna asignatura, algún problema, recordaba porque empece, meditaba las otras opciones (buscar un trabajo en un despacho, emprender..) y se me quitaba las dudas de la cabeza. Mi cuenta de instagram @blog_oposito_x me a ayudado, seguro que incluso más que lo que haya ayudado a la gente que la sigue. Realmente pienso como escribo, y al hacerlo me recordaba a mí mismo muchas cosas que me ayudaron a seguir adelante.

Si pudieses mandarle una carta a tu yo de hace 6 años, ¿qué le dirías?

Mi yo de 20 añitos (hace 6 años) sabía perfectamente que quería sacar técnico de hacienda, y ya había comprado el temario aunque no lo llegase a mirar hasta cumplir los 22 años. Si le tuviese que decir algo, que siguiera creyendo en lo que hacía, no es fácil opositar, aquí nadie te regala nada y te arriesgas a irte con una mano delante y otra detrás si no lo consigues, pero es una cuestión de tiempo, de constancia, y no lo consigues si te rindes. Le recordaría que no había empezado para rendirme. La plaza no es una casualidad.

Muchas veces escuchamos eso de “uf, opositar, yo no podría”. ¿Opositor se nace o se hace?

Soy un pésimo estudiante, y si he quedado el 33 de 348 en una oposición de 5.000 personas ha sido porque me he reinventado mil veces. Cualquiera puede opositar, las convocatorias y los requisitos son públicos. La meta estaba clara, como iba a conseguirlo no tanto. Opositor se hace, y cualquiera podría, lo que pasa es que no todo el mundo está dispuesto a sacrificar su hoy para construir su mañana. No es fácil, sin ninguna remuneración, y sin más herramientas que tus ganas, enfrentarse cada día a la realidad de la oposición. Tienes que tenerlo muy claro. Y aguantar. Si aguantas, se consigue, pero no todos aguantan.

¿Qué consejos le darías a alguien que se acaba de iniciar en este mundo?

Que disfrute del camino. Que aprenda a respirar. Que solo se encierre cuando sea necesario y si les está cundiendo. Que de una oportunidad a las bibliotecas y a la gente que también oposita, que no tienen que sentirse sólo y menos pasarlo mal, que por mucho que la mayoría lo piense esta etapa no es tan mala (dura, sin duda, pero no tiene que ser mala, puede ser una etapa estupenda, pero que eso va a depender de ti, de tu actitud, de quien te rodees). Les diría que se valoren, y que jamás confundan lo importante con lo urgente, que donde estén hoy no significa nada si luchan para llegar a donde quien llegar mañana, y que la plaza se construye desde la tranquilidad. Que no hagan caso a lo que digan la gente que no ha opositado, porque solo quien ha pasado por esto puede comprender lo que supone. Que aprendan a quererse, valorarse y respetarse. La oposición es un máster de la vida.

¿Qué consejo le darías a un opositor que lleva tiempo en este mundo y se siente un poco quemado?

Le diría que recordara porque comenzó este camino. Que valorase si las circunstancias han cambiado, o simplemente necesita respirar. Que si de verdad lo quiere, hay que lucharlo.

Menciona ese tema o materia que más se te ha atragantado a la hora de estudiar.

Contabilidad y matemáticas. Estudié derecho.

¿Cuál fue el peor momento como opositor?

Cuando ocurren cosas que no te las esperas, y aprendes que no puedes controlarlo todo, y que mientras opositas la vida continua, y la de los demás también, y aunque tu estés en un paracentesis de tu vida en una especia de burbuja de cristal en tu cárcel de libertad, el mundo gira, y tienes que aprender a vivir con ello. Pasan cosas, y tu estudiando. Tienes que estar al 100% y a veces es imposible, por eso es importante recordar porque lo haces y saber que es una inversión para tu mañana, que da igual lo puteado que estés ahora, que lo estarás y mucho, porque el mañana será el que nosotros habíamos soñado. Pero lo que pasa es que no basta soñarlo, hay que pelearlo, y no todo el mundo está dispuesto a elegir el camino difícil para tener el futuro fácil.

¿Qué sentiste al ver tu nombre en el BOE?

Rompí a llorar. Me gustaría recordar que antes de ver mi nombre en el BOE tuve que hacer casi 20 exámenes, quedarme a las puertas varias veces, y pensar si lo dejo o continuo, como nos pasa a la mayoría. Pero continúe, y cuando continuas, y persistes, pasan estas cosas, que sale tu nombre en el BOE. ¿Sensaciones? Felicidad, tranquilidad, orgullo realización que más bonito que conseguir la meta que llevabas tanto trabajando. Sobre todo calma.

Ahora algunas rápidas: 

  • Casa o biblioteca: Biblioteca siempre. Necesito ver gente.
  • Café o té: Mucho café.
  • Madrugar o estudiar por la noche: Horario. Sin horario y una rutina clara es ciencia ficción sacarse las oposiciones.
  • Siesta o no siesta: Nunca dormí la siesta.
  • Programación a corto o largo plazo. Siempre a corto, cumpliendo los objetivos de hoy, y planificando mañana. Como mucho la semana. Si tuviera que ver lo que que tenía que meterme a largo me podría tirar por la ventana. También es bonito ver que vas cumpliendo los objetivos de un calendario, pero siendo realista, nunca los cumplía. Programación a corto, y cuando lleguemos a ese rio cruzaremos ese puente.
  • Agenda o no agenda: Mi agenda era mi programación a corto. El calendario, nunca una agenda como tal.

Y hasta aquí la entrevista, espero que os haya gustado y sobre todo motivado.


Por cierto también tengo canal de youtube, te dejo el link aquí para que le eches un vistazo. Si te gusta lo que subo, no dudes en suscribirte.


 

Entrevista a @blog_opositor_x

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies