La interpretación, calificación e integración de las normas tributarias, se encuentran reguladas en la Ley 58/2003 General Tributaria de 17 de diciembre.

Lo primero que se debe hacer, es interpretar las normas tributarias, tal y como se dispone en el artículo 12. La interpretación de las normas tributarias se ajustará a lo siguiente:

  • Lo dispuesto en el artículo 3.1 del Código Civil: Las normas se interpretarán según el sentido propio de sus palabras, en relación con el contexto, los antecedentes históricos y legislativos, y la realidad social del tiempo en que han de ser aplicadas, atendiendo fundamentalmente al espíritu y finalidad de aquellas.
  • En tanto no se definan por la normativa tributaria, los términos empleados en sus normas se entenderán conforme a su sentido jurídico, técnico o usual según proceda.
  • Corresponde exclusivamente al Ministerio de Hacienda la facultad de dictar disposiciones interpretativas o aclaratorias de las leyes y demás normas en materia tributaria, las cuales serán de obligado cumplimiento para todos los órganos de la Administración tributaria y se publicarán en el boletín oficial que corresponda.

Es una enumeración, no un orden jerárquico de aplicación.

A tenor del artículo 13, se deben de calificar los hechos, actos o negocios. El que los califica, debe fijarse en la auténtica naturaleza del hecho imponible, no puede dejar que este quede al arbitrio de las partes.

Una vez que se ha calificado un hecho, acto o negocio, pueden darse tres situaciones:

  1. Se ha hecho de la forma correcta: una compraventa se ha calificado como tal.
  2. Existe conflicto en la aplicación de la norma tributaria: No existe un negocio falso. Existen negocios explícitos, cuya finalidad no es las que realmente señalan las partes. Las partes están usando una norma con una finalidad distinta a la verdadera naturaleza del hecho imponible. Por ejemplo: se está realizando una compraventa, pero se elude la normativa de la compraventa que es la que realmente origina el nacimiento del hecho imponible. Entonces se utiliza una norma de cobertura, en este caso, la donación. Anteriormente el artículo 15 señalaba, de forma expresa, que no existía sanción para el conflicto en la aplicación de la norma tributaria, pero como se ha eliminado esta parte, actualmente sí que cabe sanción.
  3. La simulación consiste en una declaración de un contenido de voluntad que no es real, emitida de forma totalmente consciente y de común acuerdo entre las partes contratantes, para producir, la apariencia de un negocio jurídico que no existe o es distinto del que realmente se está llevando a cabo. Cabe sanción.


Artículo 12. Interpretación de las normas tributarias.

1. Las normas tributarias se interpretarán con arreglo a lo dispuesto en el apartado 1 del artículo 3 del Código Civil.

2. En tanto no se definan por la normativa tributaria, los términos empleados en sus normas se entenderán conforme a su sentido jurídico, técnico o usual, según proceda.

3. En el ámbito de las competencias del Estado, la facultad de dictar disposiciones interpretativas o aclaratorias de las leyes y demás normas en materia tributaria corresponde al Ministro de Hacienda y Administraciones Públicas y a los órganos de la Administración Tributaria a los que se refiere el artículo 88.5 de esta Ley.

Las disposiciones interpretativas o aclaratorias dictadas por el Ministro serán de obligado cumplimiento para todos los órganos de la Administración Tributaria.

Serán dictadas por los órganos de la Administración Tributaria a los que se refiere el artículo 88.5 de esta Ley tendrán efectos vinculantes para los órganos y entidades de la Administración Tributaria encargados de la aplicación de los tributos.

Se publicarán en el boletín oficial que corresponda.

Con carácter previo al dictado de las resoluciones a las que se refiere este apartado, y una vez elaborado su texto, cuando la naturaleza de las mismas lo aconseje, podrán ser sometidas a información pública.

Artículo 13. Calificación.

Las obligaciones tributarias se exigirán con arreglo a la naturaleza jurídica del hecho, acto o negocio realizado, cualquiera que sea la forma o denominación que los interesados le hubieran dado, y prescindiendo de los defectos que pudieran afectar a su validez.

Artículo 14. Prohibición de la analogía.

No se admitirá la analogía para extender más allá de sus términos estrictos el ámbito del hecho imponible, de las exenciones y demás beneficios o incentivos fiscales.

Artículo 15. Conflicto en la aplicación de la norma tributaria.

1. Se entenderá que existe conflicto en la aplicación de la norma tributaria cuando se evite total o parcialmente la realización del hecho imponible o se minore la base o la deuda tributaria mediante actos o negocios en los que concurran las siguientes circunstancias:

a) Que, individualmente considerados o en su conjunto, sean notoriamente artificiosos o impropios para la consecución del resultado obtenido.

b) Que de su utilización no resulten efectos jurídicos o económicos relevantes, distintos del ahorro fiscal y de los efectos que se hubieran obtenido con los actos o negocios usuales o propios.

2. Para que la Administración tributaria pueda declarar el conflicto en la aplicación de la norma tributaria será necesario el previo informe favorable de la Comisión consultiva a que se refiere el artículo 159 de esta ley.

3. En las liquidaciones que se realicen como resultado de lo dispuesto en este artículo se exigirá el tributo aplicando la norma que hubiera correspondido a los actos o negocios usuales o propios o eliminando las ventajas fiscales obtenidas, y se liquidarán intereses de demora.

Artículo 16. Simulación.

1. En los actos o negocios en los que exista simulación, el hecho imponible gravado será el efectivamente realizado por las partes.

2. La existencia de simulación será declarada por la Administración tributaria en el correspondiente acto de liquidación, sin que dicha calificación produzca otros efectos que los exclusivamente tributarios.

3. En la regularización que proceda como consecuencia de la existencia de simulación se exigirán los intereses de demora y, en su caso, la sanción pertinente.


 

Interpretación, calificación e integración de las normas tributarias

15 pensamientos en “Interpretación, calificación e integración de las normas tributarias

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies